Tomando con Bicocca

Bicocca, protagonista de estas narraciones, es una de estas personas callejeras, de las que se dice que la casa no se le caerá encima, y a la que le encantan los eventos gratis y encontrar las mejores ofertas, es decir persigue bicocas.
Acompañaremos a Bicocca en sus andanzas por autobuses y tomando en bares, restaurantes y otros locales de Palma y nos enteraremos de lo que ve y oye decir en las mesas vecinas, en lo leído en la prensa del día y, eventualmente, en recuerdos de hechos ocurridos en el pasado en los mismos locales. También sabremos de sus eventuales conversaciones con selectos personajes y de sus propias deducciones y de sus originales poemas, creados principalmente bajo los efectos del café, la cerveza y el vino.

Organiza y participa en Rutas Guay del Toroldo Fan Club, leyendo estas narraciones y poemas enfrente de los Locales Guay donde se crearon y también leer, comentar y debatir otros textos de los demás Libros de Antroom
Libro completo en formato digital y formato papel Tomando con Bicocca & CreAtor Club 2 - Todos los libros de Antroom & Toroldo Fan Club


Desde su balcón, contemplando la calle prácticamente desierta debido a las circunstancias, a Bicocca se le ocurre un poema.
Fuerte y sana es la mano
Cuyos dedos libremente se mueven y actúan
Y que en caso necesario sabe cerrarse
Y convertirse en unido y fuerte puño


Desde su balcón, contemplando la calle prácticamente desierta debido a las circunstancias, Bicocca recuerda la Disciplina Augusta, un concepto que leyó hace años. Pensando sobre ello saca estas conclusiones: elevada disciplina es la que sabiamente sabe imponer e imponerse no traspasar los límites, esta disciplina otorga poder y grado de poder equivale grado de libertad.


Desde su balcón, contemplando la calle prácticamente desierta debido a las circunstancias, a Bicocca le viene a la memoria el dicho "ho posarem en quarantena". Dicho que muestra el carácter, el temperamento, del que tan sabia sentencia sigue y que manifiesta que ni negará ni dará por cierto lo que evidencia no tenga. Fuente de la sabiduría es la duda y asumir, vivir, el decir "no lo sé". Quien "en quarentena, sabe lo que procede en ella poner, más allá de las tomaduras de pelo está e inmune a ellas resulta.


Desde su balcón, contemplando la calle prácticamente desierta debido a las circunstancias y mientras se toma una caña acompañada de una tapa de 7 olivas, Bicocca recuerda la frase "como el acero se forja el el crisol, nuestro carácter se forja en la adversidad" y esto le lleva a esta reflexión: quiero pensar en las adversidades inevitables, no en las probablemente más comunes producto de tirarse uno mismo un tiro en el pie; frente a estas adversidades inevitables uno puede hundirse, perder el control, desatar su ira, deprimirse u optar por cualquier otro fatal desatino.
Uno puede erróneamente pensar que la adversidad lo pone en el centro de un torbellino que incontroladamente lo arrastra e inerme lo deja. De diferentes manera las cosas pueden verse y como dice el proverbio, la adversidad puede servir para forjarse. Frente a la disyuntiva se puede elegir la mejor opción.


En la terraza de Frikis Coffee, tomándose unos vinos, Bicocca mantiene una conversación con Samarsopa.
Creo observar, apunta Bicocca, un aumento del efecto Güelita - acudir a los inconvenientes al tiempo que se los despotrica -, muchas caras conocidas a las que antes no veía parece ser que ahora se pasan la vida en la calle y también abundan los que lamentan el cierre de locales de madrugada a los que casi nunca iban.
También parece que ha aumentado la necesidad de abrazarse y besarse, interviene Samarsopa, yo creía que hoy día lo más importante era el fitness pero parece ser que no. En la televisión vi que alguien afirmaba la absoluta necesidad de los abrazos para la salud. Por lo visto el abrazarse es tan consustancial a la especie como a los perros lo es el olerse el culo. Antes muerta que desabrazada y desbesada.
Las cosas que hay que ver en televisión, toma el turno Bicocca, son muchos los programas y las intervenciones que de manera subrepticia nos venden la sexualidad reglada como la única fe verdadera y no enferma. En un programa de ligues las parejas son siempre simétricas en edad, peso, estatura, atractivo...; y nunca se junta una primera división con una tercera división. En una intervención que vi el otro día, una señora sabida afirmaba que quien no siente atractivo por los de su misma edad y sí por más jóvenes sufre un profundo trastorno, nada dijo sobre el caso de que el atractivo fuese hacia más viejos o más viejas, ja, ja.
En otro programa trataban la obesidad y se dijo que en una zona adineraba la obesidad era prácticamente inexistente y la razón, se explicó, era debido a la abundancia de gimnasios y tiendas eco. Un disparate. Para los pobres la comilona es señal de estatus, lo para los ricos representa una ordinariez. Los adinerados muestran su estatus no con consumos excesivos sino con los supuestamente exquisitos, a lo que hay que añadir, y no es algo menor, que están educados en un mejor manejo de las emociones. La necesidad de sentirse y ser visto como importante y de mirar abajo para poder despreciar también es consustancial al humano.
Ahora me viene a la memoria, dice Samarsopa, que en el piso de Nićol.l, que tenemos delante, un día estaba uno bajito y delgado, que por cierto comía como una lima y no tenía un duro. Ese día estando Nićol.l hablando en la puerta con una vecina, arrancó a reír y su loro, desde la cocina, de manera estridente, parodió burlonamente su risa. A todos nos hizo mucha gracia y nos pusimos a reír a carcajadas; casi daba la sensación de que el loro esperaba provocar nuestra reacción. Alguien dijo que tal cosa no era posible, que el loro sólo repetía lo que oía sin ser consciente de nada. Intervino "la lima" y dijo que el loro no había repetido la risa de Nićol.l, sino que la había parodiado y encima de manera extremadamente graciosa y que esto nadie se lo había enseñado, era algo de su propia cosecha. ¿cómo se explica esto? mucho nos queda por aprender, añadió, y continuó, multitud son quienes dicen sólo creer en lo "científicamente demostrado", hecho paradójico ya que la ciencia es todo lo contrario del dogma y de la creencia. Con este posicionamiento se evitan planteamientos incómodos y desestabilizadores. No este mi caso desde el día en que estando sentado bajo un pino en la Serra tuve una suerte de revelación, única en mi vida, y que creo me resolvió el misterio de la Trinidad, las tres formas de la misma cosa, y que son la energía, la materia y la información, y que de su movimiento perpetuo deviene todo. Comprendí también que la realidad no la podemos abarcar, ya que como alguien dijo, la realidad es lo que nuestro cerebro cree que es.
¡Vaya! exclama Bicocca, muy interesante e inesperado relato. Más que las conclusiones lo que importa es la ejercitación del pensamiento ya que conlleva la expansión de la mente. A efectos prácticos lo que nos importa es aprender las leyes y mecánicas universales que todo lo rigen, la inmensa mayoría seguramente aún desconocidas, y especialmente conocer los mecanismos que más directamente nos afectan, ya que sólo así podremos conseguir que trabajen a nuestro favor en lugar de ser nosotros sus siervos o sus víctimas. Basándose en uno de estos mecanismos cósmicos: la tendencia a la perfección aunque nunca alcanzable plenamente, el libro de Thot y la revelación de Momo; un autor desconocido, quien también afirmó haber recibido una revelación de Toroldo desde el futuro, diseñó una especie de juego, Putimo se llama, que viene a ser una guía práctica del Punto Óptimo, del que dice que puede ser también una herramienta para crear una profesion, la del optimizador; guía útil en todo aspecto, tanto personal como comercial, ya que no sólo todo es optimizable sino que se debe optimizar para adaptarse a los inevitables cambios. Buscaré el juego y te lo pasaré.


Unos días después de haber descubierto la revelación de Momo y estando en la cama pensando sobre ello oí en mi cabeza una voz y que, sin duda alguna, supe que era la voz de Toroldo; me dijo "que liado estás OhOh; si quieres progresar rápido en la comprensión del Punto aprende a no hacer caso de las tonterías, a hacer y decir las precisas y necesarias y sobre todo a no contártelas a ti mismo; también te será necesario saber conjugar deseo, realidad e interpretación, lo que te enseñaré a hacer manejando palabras, números y símbolos. Duérmete pensando en el Libro Thot y en el Tarot, cuando despiertes habrás aprendido una suerte de juego, al que llamarás Putimo, y que será un método de hacerse los planteamientos correctos para estar en la vía hacia el Punto óptimo de cualquier cosa. Convertirás este juego en tu dedicación, cual Necoro del Toroldo Fan Club, y enseñarás también a quienes tengan aptitud a hacer lo propio."

Putimo


Putimo viene a ser como un coaching con procedimiento del tarot, aunque no se trata de una técnica de adivinación sino un ejercicio del pensamiento para dilucidar la vía al Punto óptimo y marcarse quehaceres y objetivos, y la disposición que brinde el azar puede ayudar a ello, aunque cada uno puede atribuir al azar el valor quiera.
Putimo se puede practicar en solitario o en grupo. Lo ideal son tres participantes, un consultante y dos copartícipes; más participantes pueden confundir más que aportar.

Palabras.- Con papel o cartulina se crearán 5 rectángulos iguales, como cartas, escribiendo una palabra o frase significativa con el tema de la consulta en la parte alta de cada carta. Una palabra o frase tendrá que ver con tus deseos o lo que tú crees son tus deseos, dos con lo que consideras es realidad o factible y no fantasías y otras dos con tus objetivos.

La tirada.- Las cartas se barajarán y se plantarán. Una en el centro - representa al consultante y a la consulta -, una a la izquierda - lado positivo -, una a derecha - lado negativo -, una arriba - significa la senda - y la última abajo - resultado o conclusión -.
Las tiradas se pueden repetir las veces necesarias o se pueden colocar las cartas en las posiciones que se consideren óptimas.
Números.- Seguidamente se puntuará cada palabra o frase del 1 al 5, 1 lo menos y 5 lo más y se escribirá la cifra debajo de la frase.
Si no se ha llegado a una conclusión satisfactoria, en cada carta se escribirá, debajo del número, una nueva palabra o frase y se repetirá la tirada y se volverá a numerar y se repetirá el proceso hasta una tercera vez si es necesario. Todo significado se puede ampliar y también ser visto de distintas maneras, empezando por tus propios deseos.

Símbolos.- En el reverso de cada carta se pondrá un símbolo, o en su defecto la inicial, que represente lo que desea alcanzar o evitar. Como ejemplo: fuerza, duda, pereza, decisión, calma, olvido, optimismo, saber decir no, paranoia, ira, cuelgue, miedo optimismo, tristeza, arrebato, enfrentismo...
Las cartas se guardarán para poder refrescar oportunamente las conclusiones sacadas.

El poder de las palabras, frases y símbolos es enorme. Nombrar, llamar a algo de una manera u otra puede cambiar por completo su significado o interpretación. Igual poder tienen los símbolos.
Con Putimo puedes poner este poder a tu favor. Cometer errores es inevitable. Puedes sentir y ver las cosas, sentirte y verte de una manera u otra. El mundo, las circunstancias, quizás no los puedes cambiar, y quien sabe si conviene, pero si puedes cambiar como los ves y ciertamente puedes cambiarte a ti mismo y ponerte siempre en vía al Punto óptimo.

Ya a la venta libro completo en formato digital y formato papel Tomando con Bicocca & CreAtor Club 2

CreATor Club ~ Círculo 3X - Encuentros - Diversión - Beneficios

Participa y diviértete con las Rutas Guay